Perdón

Perdón - Ignacio Isusi

Desde niño, he respetado a cualquier persona que fuera mayor que yo. Muy especialmente a nuestros abuelos.

Quizás, porque crecí acompañado de las conversaciones y enseñanzas de mi bisabuela Teresa y de 3 de mis 4 abuelos (no conocí a mi abuelo Antón, que falleció pronto y era un hombre muy bueno)

Recuerdo que les escuchaba con devoción y respeto. Sentía que ellos también me respetaban y disfrutaban con lo que les contaba.

A mi abuelo Santos le encantaba el mar. Siempre me hablaba del mar y del viento. A mí me apasiona el mar. Mi abuela Pilar me insistía en que cuidara mucho a mi mujer. Y mi abuela Mayte, que tuvo un hijo “deficiente mental”, mi tío Edu, y que convivimos juntos en mi casa durante mucho tiempo, me enseñó a proteger y cuidar a los más indefensos y vulnerables.

Y confieso que observo desolado estos días de rebrotes, la despreocupación e irresponsabilidad de muchos de nuestros jóvenes, en relación a la pandemia y al riesgo de muerte que supone para los ancianos.

¿Qué hemos hecho mal en nuestra sociedad que no hemos sabido trasladar a nuestra juventud, el amor y respeto por los más mayores?

Ya lo decía mi abuela Mayte: “el mundo es de los jóvenes”.

Y a mí solo se me ocurre decir a nuestros mayores una palabra:

Perdón

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Mi mujer y yo nos hemos escapado unos días de novios a la playa, para celebrar nuestro aniversario de boda.
Ayer pedí a la hija menor de unos amigos (tiene 8 años) que escribiera su nombre en un papel. Me enseñó un trocito

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.