¿Qué es para ti la libertad hija?

Era temprano por la mañana y llevaba al cole a mi hija pequeña.Tenía entonces unos 10 años y le pregunté:

“¿Qué es para ti la libertad hija?”

Después de pensarlo unos segundos, me miró y dijo convencida: “Ser valiente”.

Me llamó la atención la sencillez con la que me respondió y también que lo hizo en inglés., (to be brave). Ella y yo hablamos en español y entre las hermanas normalmente se comunican en inglés.

He pensado durante años en esto de la valentía. Yo casi siempre he sentido inseguridad y vulnerabilidad, solo que al ir aprendiendo a madurar he adquirido un poco más de recursos 😂, aunque todavía me queda margen de maniobra 😂🙏

Dicen quienes me conocen que soy una persona valiente. Yo pienso que igual lo soy porque fui cobarde durante muchos años. Era un secreto hasta hoy 🙈.

Y pienso ahora que el temor que se experimenta con la cobardía no es muy diferente al de la valentía. Ser valiente también da miedo.

No es fácil ser valiente. Seguramente las primeras veces que lo somos es porque no nos queda otro remedio, si no queremos morirnos de miedo 😂

¿Pero sabes una cosa? Cuando aprendes a ser valiente, quieres serlo siempre porque lo contrario no te compensa. La cobardía te secuestra el alma y las ganas de vivir.

Y pienso ahora en lo que hice yo para aprender a ser un poco más valiente. Creo que reconocerme a mí mismo “soy un cobarde”.

Suele haber un antes y un después en hacerse esta declaración sobre todo si le sigue un ¡BASTA YA!

Dicen que el miedo es libre. Creo que el sentido de la responsabilidad en ocasiones nos confunde y nos enmaraña nuestra capacidad se decidir con libertad y valentía.

Pienso que efectivamente ser valiente da un poco de miedo. Pero pensando en lo que me dijo mi hija pequeña, es la brújula que nos guía a un sentimiento maravilloso que llamamos:

LIBERTAD ❤️

Disfruta de la vida con valentía

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Un día escuché que las mejores cosas de la vida son las que se regalan con el alma y se reciben con el corazón.
Conversaba ayer por la tarde con mi mujer y nuestra hija Carmencita, en una terraza junto al Chicago River. De pronto, el Cosmos se
Dicen que los niños que han recibido mucho amor en sus infancias, son adultos que aprendieron a amar de manera inefable.
Pues mirad: yo tengo la certeza de que todas las personas, en el fondo, somos mucho más parecidas de lo que pensamos. Lo digo
Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.