Lo que me queda de vida y la felicidad.

Vida y felicidad - Ignacio Isusi

Un pensamiento recurrente que siempre sobrevuela en mi cabeza, tiene que ver con el tiempo que me queda de vida y mi felicidad.

A veces, creo que me vendría bien conocer el día concreto en el que mi músculo cardiaco me dirá “hasta aquí hemos llegado compañero”. Y la vida entonces, se me apague para siempre.

Y al pensarlo, tomo conciencia del mal uso que hago de mi propio tiempo de vida, en más ocasiones de las que desearía.

Hago cosas que no debería de hacer y postergo otras que contribuirían a afianzar la idea de que el único responsable de mi propia felicidad, soy yo mismo.

La vida y la felicidad

Seguramente si cada uno de nosotros supiéramos desde el mismo día de nuestro nacimiento, la fecha de nuestra defunción, viviríamos nuestras vidas con un sentido de la responsabilidad diferente ¿no?

Yo de momento, pienso exprimir el día de hoy a tope. Así que me voy a regalar un desayuno espectacular con mi padre y mis chicas. Y va a ser especial porque además de estar con la mejor compañía, mi querido padre ha comprado una caja de sobados pasiegos muy masculinos ?. La cantidad de mantequilla que tienen es proporcional a la felicidad que provoca su ingesta. ¡Brutal!

La vida merece la pena por momentos como éste.?

Vida y felicidad - Ignacio Isusi

Disfruta de la vida.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Mi mujer y yo nos hemos escapado unos días de novios a la playa, para celebrar nuestro aniversario de boda.
Ayer pedí a la hija menor de unos amigos (tiene 8 años) que escribiera su nombre en un papel. Me enseñó un trocito

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.