La vida me apasiona por estas ceremonias sencillas.

Sentimientos especiales - Ignacio Isusi

Existen algunos sentimientos tan especiales, que cuando me encuentro con ellos de nuevo, siento que los “reestreno” por primera vez. Y me doy cuenta que me saben a lo que siempre me han sabido, porque mantienen toda su esencia. Y me conmueven.

Son esos sentimientos inefables que me cuesta describir con palabras porque no encuentro las que puedan, si quiera, acercarse a la justicia que merecen.

Son esos sentimientos que a pesar de que voy cumpliendo años y me aproximo al pensamiento sutil de que me estoy haciendo viejo, permanecen inmutables y jubilosos en el tiempo detenido.

Son esos sentimientos que se sienten cuando confías la vista en el movimiento de las olas del mar, mientras se descabalgan sobre la orilla, sin inmutarse.

Son esos sentimientos que se abrazan cuando nos entregamos a la liturgia que supone descansar unos troncos de madera en una chimenea de piedra de casa de pueblo. Para seguido, prender un buen fuego con todo su calor y todas sus llamas.

La vida me apasiona por estas ceremonias sencillas y sublimes que alimentan mi espíritu, renuevan mi esperanza y me llenan de paz.

Las ceremonias sencillas de la vida - Ignacio Isusi

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.