Sobre educar a nuestros hijos

Sobre cómo educar a nuestros hijos - Ignacio Isusi

No os preocupéis demasiado por cómo educáis a vuestros hijos porque lo vais a hacer mal, de cualquier manera

Dice un amigo psiquiatra, mientras se ríe. Esta frase me ha resultado siempre intrigante y al tiempo de gran utilidad.

Momentos de desencuentro con hijas en los que «¿en teoría?», tocaba regañar, aleccionar e incluso (lo peor) decepcionarme profundamente por un comportamiento ¿inadecuado?, me he frenado en seco y dudado de mí.

Entonces me lleno de paz y hasta me pongo divertido por la oportunidad que presiento de ver crecer a una niña sin que salten chispas.

Últimamente, este cambio de actitud me ha servido para relajar mis posiciones y reaccionar de manera «deportiva» (se parece a la «asertiva» pero con sabor a amor familiar)?

Suele descolocar bastante a los hijos, por el factor sorpresa. Además, ya no te conviertes en depositario del enfado del menor, que aturdido, no encuentra de quien defenderse.

Me transformo en espectador -comprensivo- de su propio enfado o asunción de responsabilidad. Lo llamo a eso, crecer de manera sana.

Reconozco que no siempre estoy al nivel, pero voy progresando y espero que mis hijas también. A pesar de que, como dice mi amigo, «lo vais a hacer mal, de cualquier manera» ??

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Mi mujer y yo nos hemos escapado unos días de novios a la playa, para celebrar nuestro aniversario de boda.
Ayer pedí a la hija menor de unos amigos (tiene 8 años) que escribiera su nombre en un papel. Me enseñó un trocito
-Hay personas con tan poca empatía que aunque el mundo entero les recuerde cada día su déficit, ni siquiera tienen la empatía mínima y

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.