Sobre educar a nuestros hijos

Sobre cómo educar a nuestros hijos - Ignacio Isusi

No os preocupéis demasiado por cómo educáis a vuestros hijos porque lo vais a hacer mal, de cualquier manera

Dice un amigo psiquiatra, mientras se ríe. Esta frase me ha resultado siempre intrigante y al tiempo de gran utilidad.

Momentos de desencuentro con hijas en los que «¿en teoría?», tocaba regañar, aleccionar e incluso (lo peor) decepcionarme profundamente por un comportamiento ¿inadecuado?, me he frenado en seco y dudado de mí.

Entonces me lleno de paz y hasta me pongo divertido por la oportunidad que presiento de ver crecer a una niña sin que salten chispas.

Últimamente, este cambio de actitud me ha servido para relajar mis posiciones y reaccionar de manera «deportiva» (se parece a la «asertiva» pero con sabor a amor familiar)?

Suele descolocar bastante a los hijos, por el factor sorpresa. Además, ya no te conviertes en depositario del enfado del menor, que aturdido, no encuentra de quien defenderse.

Me transformo en espectador -comprensivo- de su propio enfado o asunción de responsabilidad. Lo llamo a eso, crecer de manera sana.

Reconozco que no siempre estoy al nivel, pero voy progresando y espero que mis hijas también. A pesar de que, como dice mi amigo, «lo vais a hacer mal, de cualquier manera» ??

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Un día escuché que las mejores cosas de la vida son las que se regalan con el alma y se reciben con el corazón.
Conversaba ayer por la tarde con mi mujer y nuestra hija Carmencita, en una terraza junto al Chicago River. De pronto, el Cosmos se
Dicen que los niños que han recibido mucho amor en sus infancias, son adultos que aprendieron a amar de manera inefable.
Era temprano por la mañana y llevaba al cole a mi hija pequeña.Tenía entonces unos 10 años y le pregunté: “¿Qué es para ti
Pues mirad: yo tengo la certeza de que todas las personas, en el fondo, somos mucho más parecidas de lo que pensamos. Lo digo
Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.