El tiempo es oro

El tiempo es oro - Ignacio Isusi

Hoy, en mi paseo matutino, reflexiono sobre la importancia de cuidar nuestra salud haciendo una óptima gestión de nuestro tiempo de vida, rodeados de las personas que nos aportan valor y alejadas de las que irradian toxicidad.

Deseo que te resulte de alguna utilidad.

En mi paseo matutino de hoy quería hablarte de algo que me tiene muy entretenido últimamente: la necesidad que tengo que hacer una óptima gestión de mi tiempo de vida, cuidar mi salud y vigilar con quien me relaciono, quienes son las personas que están en mi vida.

Creo que hay una relación muy directa entre estos tres temas que, para mí, son esenciales para hacer un gobierno lo más exitoso posible de la vida, en unos índices de bienestar lo mejor posible.

Te quería hablar de esto porque siempre he tenido un sentimiento de culpabilidad, de no poder atender o de no saber atender a todo el mundo con la misma profundidad. O quien merece más menos profundidad. Siempre ha sido un tema que me ha tenido bien distraído y me ha resultado difícil, incluso dudaba, de si lo estaba haciendo bien. A veces he pensado que estaba siendo egoísta, quizás no queriendo compartir parte de mi tiempo con algunas personas que si querían estar conmigo. También entendía que pasaba a la inversa, que había personas que yo igual quería estar y no veía esa reciprocidad.

El tiempo es oro

He entendido que El tiempo es oro y que uno debe de calcular y medir muy bien con quién quiere invertir el tiempo de su vida porque es lo más preciado que, yo al menos, tengo en este momento de mi existencia. Mucho más que el dinero, que cualquier otra cosa: es el tiempo, el tiempo que me queda.

Por otro lado, creo que está la opción de salud. El rodearnos de personas tóxicas nos genera muchísimo problema mental, físico, o incluso, espiritual.

Personas que te hacen ser mejor persona

Pero yo incluso voy más allá, no solamente son las personas que te restan o prescindir de personas que nos quitan energía, sino yo que ahora estoy en una época de mi vida en la que trato de discriminar de esas personas y rodearme, en la media lo posible, de personas que me enriquezcan; que me aporten; que me sumen; que me hagan ser mejor persona.

Quizás esa es la clave. Estar con personas que no necesariamente tienen que ver con una cuestión intelectual de profundidad o de conocimientos, sino que son personas que te suman, son personas con las que a mí me gusta rodearme, son personas que me hacen ser mejor, ser una mejor versión de lo que yo soy. Que me hacen crecer de una forma cada uno a su manera.

Esta es la reflexión que quería compartir de hoy, así de sencilla. No sé si atropellada. Para los analíticos igual sí, para los emocionales quizás menos, pero bueno es como ha salido. Espero que te sirva de algo, que te resulte de alguna utilidad.

Si no, siempre te quedará este paseo maravilloso que hago. Mira esta es una zona un poquito más agreste pero está también muy bien.

Muchas gracias por acompañarme en estas reflexiones matutinas.

Cuídate mucho, que tengas un gran día.

 

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.