La tristeza

Escribo este post conmovido. Y me acompaña en esta narración, un Adagio maravilloso de Haydn (el Cello Concerto Nº1 C Major). Porque a veces, puedo ser muy sentimental y encuentro en la tristeza, una belleza que me revive y ayuda a poner en valor, lo que de verdad me importa.

Y te confieso que son pequeñas cosas. Puedo llorar cuando veo una rama quebrada en el árbol que está junto a mi casa, y al que saludo cada día. Es que… hablo con lo que casi nadie.

La tristeza fue durante años, el patio de recreo de una depresión que me atrapó. Aprendí entonces, en esa prisión oscura, a dialogar con todo lo que habita en el mundo. Tristeza y alegría, dos emociones tan sublimes…luces y sombras.

Ayer me acosté con este mensaje enviado por mi padre:

«Se ha muerto. (….). El maldito virus».

Y me entristecí y recordé unas palabras que ese amigo, me dijo un día, en su casa preciosa de Miami: «me pareces una persona muy sólida Ignacio»

Y yo me emocioné pensando en su mujer y con el recuerdo de esas palabras llenas de generosidad, que en su día me llenaron de serenidad y alegría. Nunca te lo dije.

«Muchas Gracias (…..) Descansa en paz».

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Mi mujer y yo nos hemos escapado unos días de novios a la playa, para celebrar nuestro aniversario de boda.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.