«Piensa en dar que ya recibirás»

Una carta de amor - Ignacio Isusi

Lo he contado en varias ocasiones, aunque tiene sentido recordar la anécdota, un día como hoy.

El día antes a mi boda, alguien me hizo el mejor regalo de mi vida. Esa persona se llamaba Marisa y era mi madre.

Me regaló un beso y un sobre. En su interior, había una nota sencilla y entrañable, que en esencia decía:

«Querido hijo, desde la experiencia de vida con tu padre, durante todos estos años de felicidad, solo te puedo dar un consejo – piensa en dar que ya recibirás-, un beso mamá».

Esa frase maravillosa, ha viajado siempre conmigo y su sentido ha ido ampliándose con el tiempo.

Siempre me sirvió para poner en el centro de mi vida, a mi pareja. (aunque a veces me olvido de hacerlo ?) y así he sido muy feliz.

Aunque reconozco, que yo recibo de la madre de nuestras 3 hijas, más de lo que ella obtiene de mí. Mi mujer, es generosa por naturaleza.

Más tarde, comprendí la grandeza de aquel mensaje de mi madre. Me animaba a pararme en la vida y ante todas las personas, en actitud de Servicio.

Creo que abrazar esta forma de vivir, representa una de las claves, para crecer como ser humano.

Es entender que, todos somos uno, y que sirviendo a los demás, me enriquezco. Es alimentar el alma propia, alimentando otras almas.

Un abrazo grande a todas las madres.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.