El valor de un ABRAZO

El valor de un abrazo - Ignacio Isusi

Hoy me siento extraño. Estoy muy preocupado con esta pandemia que nos ha devastado aquella seguridad que sentíamos en nuestra vida cotidiana, tan solo hace unas pocas semanas. Necesito que alguien me de un abrazo.

Vivo con impotencia, desde el otro lado del charco, lo que acontece en España. La epidemia y su desconcierto, llegan también a esta orilla. Es imparable. Y observo con frustración, que las personas, pasean por la calle ajenas a la gravedad de lo que viene.

Es cuestión de días que nos confinen en casa por ley (el Ayuntamiento de mi pueblo ya lo ha recomendado). Así que obedientes, permanecemos en el hogar, mis chicas y yo, haciendo Familia.

Estoy triste por los fallecidos y enfermos a causa de este virus. Pienso en sus familiares. Y en todas las personas que también han perdido algún ser querido estos días y no pueden encontrar el consuelo en un abrazo.

El abrazo de siempre, el de toda la vida, hoy no es posible. Tras esta experiencia, nos reencontraremos con el sentimiento inefable de un abrazo. También «redescubriremos» el recuerdo de otros sentimientos valiosos que un día el humano desatendió. Cómo hizo con tantas cosas bonitas de la vida que la madre naturaleza nos entregó, desde el principio de los tiempos.

Un abrazo es el AMOR.

El valor de un abrazo - Ignacio Isusi

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Mi mujer y yo nos hemos escapado unos días de novios a la playa, para celebrar nuestro aniversario de boda.
Ayer pedí a la hija menor de unos amigos (tiene 8 años) que escribiera su nombre en un papel. Me enseñó un trocito

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.