Un día como el de hoy, nació en Bilbao mi madre. Se llamaba Marisa y cumpliría 72 años.

Mi Madre Marisa - Ignacio Isusi

Esta mañana cuando aún estaba en la cama, mis pensamientos han sobrevolado a aquellos tiempos de mi vida con ella. El viaje, me ha resultado conmovedor.

Muchos inolvidables recuerdos, anécdotas entrañables y momentos que permanecerán para siempre en mi corazón.

Cuando a mi madre no le quedaba mucha vida, me tumbé a su lado en la cama. Estábamos así los dos, con la vista puesta en el techo de la habitación, y se hizo el silencio. Entonces le pregunté si tenía miedo a morir. Ella pensó unos segundos y dijo con serenidad:

Miedo no hijo, respeto.

Esta respuesta relampaguea en mi mente con insistencia, desde entonces. Y trato de comprender su significado.

De momento, he entendido que para poder respetar a la muerte, hay que haber aprendido a vivir sin miedo y respetando la vida.

Dicen que los enfermos mueren como han vivido. Mi madre vivió en el respeto y agradecimiento a la vida. Ella decía que “amaba la vida” porque “soy fan de la vida”.

Y me veo ahora de niño, escondido tras la puerta del salón, para no interrumpir un instante mágico: mi mamá tocando la guitarrra en el salón de casa y cantando emocionada aquella canción…

«Gracias a la vida, que me ha dado tanto…»

Te quiero.

Mi Madre Marisa - Ignacio Isusi

 

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Anoche tras la función experimenté uno de los sentimientos más hermosos que hacía tiempo que no tenía, la ternura.
Nuestro estado de ánimo tiene muchas maneras de mostrarse. Una de ellas es la voz. El timbre de voz o la manera que tenemos
Y es verdad. Así me siento. Yo mismo, no lo podría haber descrito mejor. Esta afirmación me ha evocado un pensamiento sobre el significado
Hay quien me “reprocha” que siempre hago por buscar la parte buena de todas las personas con las que me encuentro en mi vida.
Conversaba ayer con un amigo psiquiatra, sobre la “psicocosa” y la necesidad que tenemos los seres humanos de ser amados.
Bueno, no fue para tanto. Solo que, lidiar con imprevistos cotidianos, nos pillan por sorpresa y animan a cambiar el rumbo emocional que uno

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.