¡Viva la FAMILIA!

Viva la familia

Dice que le dijeron cosas preciosas que nunca olvidará. Le hicieron sentirse especial.

En apenas tres horas, nuestra hija de 18 años, se subirá a un avión y viajará a la Universidad. Empieza una nueva etapa de su vida y también de la nuestra. 😅

Cuando vives en EEUU, sabes que esta circunstancia, supone un acontecimiento inolvidable: los hijos suelen volar a sus vidas fuera de casa y habitualmente no regresan al nido, más allá de Acción de Gracias y en algunas otras fechas señaladas.

Bueno, pues allí estaba su madre, como siempre, para comprender a nuestra hija con un abrazo entrañable y lleno de amor. Los abrazos entre padres e hijos como el de anoche, me impactan mucho. Especialmente en edades adultas.

Le decía a mi mujer, (que está un poco tristona por esta marcha de otro de nuestras hijas) que estos duelos si son bien observados, la ganancia se encuentra enseguida. Ya sabes que en todos los duelos hay pérdida pero también ganancia.

La ausencia física puede llevarnos a la idea de que la Familia se desvanece un poco (o un mucho). Sin embargo, si uno aclara la mirada, comprende rápido que en realidad lo que sucede es que una hija continúa su vuelo en la vida y FLORECE. Y con ella, también florecemos nosotros, (padres y hermanas).

¡Viva la FAMILIA! ❤️

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A lo largo de mi vida he experimentado momentos inolvidables de alegría máxima. Recientemente viví uno de estos instantes, cuando me llamaron de una productora
Las mudanzas son todo un acontecimiento en el que, además de infinitas cajas de cartón, se involucran muchos recuerdos, pensamientos y sentimientos.
Ayer pasé buena parte del día enfurruñado. En realidad lo que estaba es triste. Y recuerdo que la tristeza cuando no sabe ser ella
Ayer tuvimos el clásico episodio en casa de “negociación de alto nivel” o “tira y afloja”, con nuestra hija adolescente de 14 años (casi

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.