El peor castigo

El peor castigo

Pensaba en las decepciones de la vida…Y que cuando era adolescente y cometía algún error propio de la edad, mi padre no me regañaba. Ese era el peor castigo.

Sentía en su mirada baja, todo el peso de su desengaño. Llegaba la hora de la comida y sentado frente a mí, yo observaba como hundía su decepción en cada sorbo de agua que tomaba.

Creo que él no quería estar enfadado pero tampoco consideraba que era conveniente para mi educación, hacer concesiones de mucho afecto, como si nada pasaba.

Yo buscaba su perdón queriendo tropezar mis ojos con los suyos, pero nada. Me daba esquinazo durante varios días.

Ahora como padre, tiro mucho de esos recuerdos de cuando era hijo. Y lo hago para mostrarme ante los errores de mis hijas de una manera que entienda contribuya a educarles de la mejor manera. Me resulta muy complicado, así que suelo optar de manera involuntaria por una especie de decepción silenciosa que cambia de intensidad en función de la intensidad del error. Seguramente una decepción parecida a la que sentía mi padre. Quizás la justa y necesaria.

Y en otro orden de cosas, que diría un profesor que tuve, os cuento que ayer me hizo mucha ilusión, una petición de mi hija mayor.

Iba a subirse a un autobús para regresar a la Universidad (6 horas de viaje 🙈) y antes verbalizó la ensoñación de zamparse un bocata de filete empanado, typical spanish 😂,

Y por supuesto su padre que es fan de la comida sencilla y española, lo preparó untado el pan con un poco de tomate casero y con todo el cariño del mundo.

La vida sigue…

Disfruta de las cosas sencillas de la vida

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A lo largo de mi vida he experimentado momentos inolvidables de alegría máxima. Recientemente viví uno de estos instantes, cuando me llamaron de una productora
Las mudanzas son todo un acontecimiento en el que, además de infinitas cajas de cartón, se involucran muchos recuerdos, pensamientos y sentimientos.
Ayer pasé buena parte del día enfurruñado. En realidad lo que estaba es triste. Y recuerdo que la tristeza cuando no sabe ser ella
Ayer tuvimos el clásico episodio en casa de “negociación de alto nivel” o “tira y afloja”, con nuestra hija adolescente de 14 años (casi

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.