Mi madre se llamaba Marisa

Reproducir vídeo

Uno de los testimonios más valiosos que he escuchado sobre cómo vivir la enfermedad, es éste que te comparto que nos regaló mi querido padre al fallecer su mujer y compañera de vida.

Ojalá resulte de alguna utilidad para quien lo escuche ahora.

Tengo que decirte que mi padre es un hombre bueno y feliz. Está pasando unos días conmigo en EEUU después de dos años sin poder vernos.

Mi madre se llamaba Marisa.❤️

Un abrazo muy grande a todos

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hoy solo un mensaje breve para dar las GRACIAS a todas las personas que habéis podido venir a vernos al emblemático teatro 8 de
Ayer acudí como cada mañana a la cita puntual con mis plantas de tomates, pimientos, hierba buena y albahaca. Como cada día, las riego
Ayer bajé a la playa a darme un baño. El agua del mar restaura mi ánimo siempre que está alicaído. Y si está en
Hoy en mi paseo matutino continúo con una reflexión sobre el juego y lo importante que es divertirse, también a edades adultas. Y como
Me despierto y caigo en la cuenta en que, ahora que me voy acercando a los cincuenta tacos, busco integrar más momentos de juego

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.