Los lunes y el AMOR

El valor de la vida y del amor - Ignacio Isusi

Durante una época de mi vida, los lunes me resultaban terribles. “¡Qué pereza empezar la semana!”, me quejaba para mis adentros cuando sonaba el despertador.

Años más tarde, pasé a la fase de agradecimiento por tener la oportunidad de despertarme una mañana más. Creo que ese cambio se produjo durante la enfermedad de cáncer de mi madre. Cada día que pasaba suponía dar una oportunidad a la esperanza y también la ilusión de poder hablar con ella, ver sus ojos, tocar su mano… tenerla aquí con nosotros.

El valor de la vida y del amor

Desde entonces, cada día de la semana tiene un valor incalculable para mí porque además, como decía mi madre, yo “soy un privilegiado de la vida” y no puedo quejarme de lo que no tengo, porque tengo todo lo necesario.

He sabido del fallecimiento de Xana, la hija de nueve años de Luis Enrique, un grandísimo jugador de fútbol y entrenador de la selección española.

He acompañado a muchos enfermos y familiares a sobrellevar la enfermedad. Reconozco que en el caso de los niños… me rompo.

Hoy solo mi recuerdo y abrazo cariñoso para todos los padres y familiares que han perdido a alguno de sus pequeños amados.

Nadie como ellos conoce el valor incalculable de la vida y del Amor.

Un abrazo para todos.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Anoche tras la función experimenté uno de los sentimientos más hermosos que hacía tiempo que no tenía, la ternura.
Nuestro estado de ánimo tiene muchas maneras de mostrarse. Una de ellas es la voz. El timbre de voz o la manera que tenemos
Y es verdad. Así me siento. Yo mismo, no lo podría haber descrito mejor. Esta afirmación me ha evocado un pensamiento sobre el significado
Hay quien me “reprocha” que siempre hago por buscar la parte buena de todas las personas con las que me encuentro en mi vida.
Conversaba ayer con un amigo psiquiatra, sobre la “psicocosa” y la necesidad que tenemos los seres humanos de ser amados.
Bueno, no fue para tanto. Solo que, lidiar con imprevistos cotidianos, nos pillan por sorpresa y animan a cambiar el rumbo emocional que uno

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.