Yo soy español, español, español…

Hablaba con un amigo que en esta querida España, carecemos del más mínimo sentido de patriotismo saludable (y dejo fuera a vascos y catalanes independentistas que son los más patriotas del Universo) La mayoría de españoles somos patriotas de «medio pelamen» y a ratitos. La bandera se luce con timidez (¿cuántas tienes en casa?) y el himno no se tararea ni canta porque no se conoce letra. ¡Vamos! Para hacer patria nos queda el Fútbol y Rafa Nadal (Amancio Ortega se queda fuera el pobre por la envidia que despierta) Los estadounidenses no se andan con chiquitas. Todo a lo grande, las hamburguesas y el patriotismo. El país entero está inundado de banderas, el himno suena por todas partes y a todas horas… Lo tienen claro y meridiano: cuando de sentirse norteamericanos y parecerlo se trata, cero fisuras. Se sienten, son y actúan como patriotas. Un día decidieron contarse su historia de vencedores y amantes incondicionales de su país y así les va (se lo enseñan en los colegios y en casa desde niños) Entienden la importancia de los símbolos y también que gracias a las declaraciones que se hacen como individuos y país, alcanzan su Sueño Americano. Y mientras, los españoles seguimos dormidos, enredados en pesadillas y cuentos chinos las 24h.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Los seres humanos cuando nos ponemos a crear belleza somos maravillosos. Disfrutemos de este sábado con este Mozart dance
Mamá y yo somos la gorra con la que hoy no te has querido proteger
Aprender a vivir desde el amor y para el amor en todos los dominios de nuestra vida.
Hay que estar muy pendiente de la brecha de la escucha, cuando hablamos con personas, para tener claro que la otra persona está entendiendo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.