La brecha de la escucha

Reproducir vídeo

En mi paseo matutino de hoy, comparto contigo una anécdota cotidiana y familiar que habla sobre la brecha de la ESCUCHA:

Yo digo lo que digo y tú escuchas lo que escuchas” 😂

Disfruta del día

Hola, ¿cómo estás? Bueno aquí estoy, caminando por la vida. Hoy con ganas de compartir contigo una anécdota simpática que pasó ayer en mi casa, que tiene que ver con muchas cosas, pero fundamentalmente con la escucha, con como muchas veces las personas decimos algo, pero nuestro interlocutor, el receptor, escucha lo que quiere. Esto lo comentaba en una píldora formativa y lo que sucedió, se le llama la brecha de la escucha y hay que estar muy pendiente de ella, cuando hablamos con personas, para tener claro que la otra persona está entendiendo lo que se le quiere decir.

Surgió en casa la posibilidad, a través de unos amigos, de que nuestras hijas montaran una cama de Ikea y un sofá, yo creo que has montado alguna vez alguno, la verdad es que yo lo he hecho en muchas ocasiones y alguna ha sido un infierno.

Pero bueno, estábamos mi mujer y yo diciendo “y si les proponemos a nuestras hijas que lo monten y se sacan un dinerito”, pero fundamentalmente aprenden, se enfrentan con el desafío y se enfrentan un poco entre ellas, se coordinan como equipo… Esto es lo que tiene vivir con un coach en casa, un pesado.

Pues total que fue allí mi mujer a medio vendérselo, casi con unas dosis de manipulación importante para que lo compraran y básicamente una de ellas dijo que no, que ni hablar, claro pero luego fui yo a hablar con ella, a ver que sucedía, y claro, ella había entendido que había que montarlo en dos horas. Cuando nada más lejos. Y claro, ella se veía que no estaba capacitada para montar eso en dos horas, que nunca lo había hecho y que no sabía el tiempo que le iba a llevar, eso es lo que me dijo a mi.

Pero a su madre, lo que le entendió es eso, que tenía que montarlo en dos horas, cuando nada más lejos, su madre estaba tratando de decirles que era algo relativamente sencillo y que seguramente en dos horas ya lo habían montado.

La brecha de la escucha, fíjate que mi mujer con toda la buena intención de suavizar el esfuerzo que iba a suponer, y ella por el contrario pues entendió una cosa muy diferente. Una vez aclarada la duda o la confusión, por supuesto aceptó, y aceptaron mis dos hijas, que lo van a hacer hoy.

Y estoy expectante, a ver que sucede, ya te contaré la segunda parte, a ver cómo ha sido ese trabajo en equipo, que estoy seguro que va a haber más de una discusión, pero bueno, yo creo que es interesante que se enfrenten a edades tempranas con eso, con un tema bien interesante, que requiere de cierta capacidad, de paciencia, no de fuerza, en este caso no, y desde luego siempre haremos una supervisión adulta para que el trabajo esté bien hecho. Pero bueno, solamente quería compartirte esto, que tiene que ver con esa capacidad de escuchar, aprender a escuchar, y también aprender a que nuestros hijos, cada edad tiene su momento, pero no esperar a edades adultas para que se vayan enfrentando a con desafíos que comportan, pues bueno, una mínima complejidad. No dárselo todo hecho, como se suele decir, bueno, nada más, que tengas un gran día.

Cuídate mucho. Chao!

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Aprender a disfrutar, en más ocasiones de las que nos imaginamos, puede no ser una tarea fácil. Pareciera el disfrute un sentimiento efímero al
¡Qué manía tenemos los humanos de andar por la vida profanando la belleza en general y la que se desprende de la naturaleza, en
Existen muchas razones por las que me gusta hacer mi cama. Hoy he recordado una de las lecciones más bonitas y útiles que aprendí

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.