España sí tiene solución

Hablaba con un amigo que me ha sorprendido muy gratamente el impacto de mi post «España, la envidia y la mediocridad». A veces, no hay como hablar de algo que todo el mundo sabe pero que no se habla por alguna misteriosa razón. Quizás tenga que ver con el desafortunado aforismo: «de lo que no se habla, no existe». Agradezco cada comentario. Estoy convencido de que con ellos, también se cambia el mundo, gota a gota. Sin embargo, el alma me pide lanzar al mar de esta red empresarial una botella de cristal con una pregunta: ¿cuál es la solución a problemas que llevan tanta inercia cultural y amargan tanto nuestro sabor? Cada uno debiera reflexionar e interrogarse ¿cuál puede ser mi contribución individual para solucionar este desaguisado? Por mi parte, respondo que he abierto un debate que espero sirva para habilitar un espacio de aprendizaje que pueda ser guía en la tarea de vivir en el trabajo, en casa, con familia, con amigos…asumiendo un compromiso Ético total, sin fisuras; en el que todos nos sintamos corresponsables con la construcción de una forma de vida laboral y personal en plenitud. Hacer lo que está en nuestra mano. Sin echar balones fuera. Quizás debiéramos empezar por esforzarnos en ser cosecuentes y por encima de todo, buenas personas.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Los seres humanos cuando nos ponemos a crear belleza somos maravillosos. Disfrutemos de este sábado con este Mozart dance
Mamá y yo somos la gorra con la que hoy no te has querido proteger
Aprender a vivir desde el amor y para el amor en todos los dominios de nuestra vida.
Hay que estar muy pendiente de la brecha de la escucha, cuando hablamos con personas, para tener claro que la otra persona está entendiendo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.