Wifi en la pelu

Ayer por la mañana, a primera hora, visité mi peluquería de siempre en Vitoria. Mis mejores peluqueras del mundo (eso pensamos todos de las nuestras ¿no?), estaban a tope. Así que mientras esperaba mi turno, contemplaba absorto su profesionalidad total. Como siempre y desde niño, me impresiona la agilidad con la que sus dedos armados con peines y tijeras, esculpen cabezas de todos los colores, sin derramar una gota de sangre.

Bien atareadas, sin despegar la concentración de las melenas pobladas y alopécicas de turno. Tomé mi móvil e Intuí que había wifi, (no hace falta ser un genio). Cuando pregunté por la clave, me gritaron todas las peluqueras al unísono, mientras me miraban con aire casi militar: ¡TIJERAS EN ACCIÓN¡ TODO CON MAYÚSCULAS! Simplemente maravilloso, pensé. Si como yo te has reído, es que tú y yo podemos superar todo lo que nos echen en la vida, por más dificultades que nos sobrevengan. No te quepa duda.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Sobre la empatía y la dificultad para empatizar con los “no empáticos” ¡Qué sería de la vida si dejáramos de aprender!
Hace muchos años, cuando rondaba los “veintialgo”, hice la cándida observación a un amigo mío, de que había perdido cabello.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.