¡Viva el Amor!

¡Viva el amor! - Ignacio Isusi

Se llamaba Marisa y falleció un día como hoy del 2011, víctima de un cáncer terrible y a una edad demasiado temprana.

Marisa era mi madre y sobre todo, una mujer extraordinaria.❤️

Antes de que fuera sedada, me acerqué a su cama, le tomé la mano y le dije mirándole a los ojos y por primera vez en mi vida:

Mamá: quiero decirte, que te quiero mucho.

Ella me regaló una sonrisa maravillosa y un:

Gracias querido.

Fueron nuestras últimas palabras para el recuerdo. Ahora tú también lo sabes.

Nunca imaginé que aquella declaración de amor, pudiera abrigar tanta paz y consuelo en mi.

Tampoco que un día, organizaría un evento titulado “Decirte que te quiero”, con el objetivo esencial de homenajear a mi madre y crear la posibilidad de que tú, que me escuchas, pudieras sentir esa emoción que te he descrito, declarando tu amor a un ser querido por ti.

Hay que ser valiente para aprender a decir “te quiero”. Anímate a decírselo a esa persona que tienes en la cabeza y en el corazón. Te alegrarás de haberlo hecho.

Solo cuando vivimos desde el amor y para el amor, nos transformamos en algo mejor de lo que somos.

Por último, te confieso que he entendido que para ser feliz, tengo que aprender a seguir viendo más allá de mí mismo.

¡Viva el Amor!
Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Mi mujer y yo nos hemos escapado unos días de novios a la playa, para celebrar nuestro aniversario de boda.
Ayer pedí a la hija menor de unos amigos (tiene 8 años) que escribiera su nombre en un papel. Me enseñó un trocito

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.