Una anécdota simpática

Una Anécdota simpática: la amabilidad - Ignacio Isusi

Anoche llegué muy cansado a la habitación del hotel en Panamá, después de una intensa jornada de trabajo con un cliente. Entré en el cuarto de baño y respiré aliviado al encontrarme para mi alegre sorpresa, la ropa de hacer deporte tendida sobre la ducha ?. Te aseguro que meter ropa mojada en una maleta es como sumergir toda la maleta en la bañera ?.

Yo la había lavado por la mañana y con las prisas me había olvidado de ponerla a secar.

Pensé en la amabilidad de quien la tendió y recordé que antes de abandonar la habitación, dejé en mi mesilla algo de dinero de propina a la persona de la limpieza, acompañada de esta nota que procuro dejar siempre que dice así: “Muchas gracias por su trabajo y por su tiempo. Disfrute del día”.

Yo creo que cuando cuidamos a los demás, con nuestro reconocimiento a su trabajo por ingrato que sea, y dando las gracias, todo suele fluir de maravilla. Bueno a mí al menos me pasa esto.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
Aprender a disfrutar, en más ocasiones de las que nos imaginamos, puede no ser una tarea fácil. Pareciera el disfrute un sentimiento efímero al
La semana pasada nos dirigimos a la zona de alquiler de vehículos del aeropuerto de Atlanta, a recoger el coche que teníamos reservado, desde

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.