Un día especial

Hoy es un día especial para mi porque es el cumpleaños de Blanca, nuestra hija menor.

Un lunes de hace 15 años estaba en la oficina y recibí la noticia de que había fallecido mi abuela Pilar. Era una mujer fantástica. Nos queríamos mucho.

Siempre me regalaba buenos consejos. Cuando nos despedíamos me decía como quien no quiere la cosa: “quiérele mucho a Marisa (mi mujer)” y yo replicaba “¿y quién me quiere a mí abuela?” y ella zanjaba el debate en un tono vasco inapelable, con un “¡calla! ¡tú quiérele mucho a Marisa!” Siempre le he obedecido y me ha ido muy bien

Aquel lunes fue muy triste. Cuando recibí la noticia, olvidado de todo, salí disparado al tanatorio. Esa mañana debía acompañar a Marisa a una revisión médica porque esperábamos nuestro tercer hijo

Y ya en el tanatorio, recibí la llamada de mi mujer. “¡Vaya¡!” pensé. Con las nervios no le había avisado de que no podría acompañarle.

Recuerdo que mi mujer lloraba mientras me decía que había ido sola al médico y que habíamos perdido el bebé que esperábamos.

Me sentí muy mal por no poder estar con ella juntos y abrazarla.

A los tres meses de aquel día triste nos volvimos a quedar embarazados y así un día como hoy, del Pilar, llegó Blanca. Una niña preciosa muy querida y deseada.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mi abuela Maria Teresa, que todo el mundo le llamaba Maite (en euskera significa amor) le parecía todo un acontecimiento aparecer en el
Estamos visitando universidades en EEUU. Pronto inicia esta nueva aventura de su vida, otra de mis hijas. En este país realizar este tour supone
Nuestro estado de ánimo tiene muchas maneras de mostrarse. Una de ellas es la voz. El timbre de voz o la manera que tenemos
En mi paseo de hoy, reflexiono sobre la amistad y la posibilidad de retirar la condición de amigo a alguien que lo fue.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.