Un día como hoy

Un día como hoy

Yo he escrito esto:

Buenos días papá y hermanos
Cuando has dibujado papá el “agujero” de Brassens, he comprendido la inmensidad de un sentimiento, quizás del silencio que deja el “vacío” y la “melancolía”, cuando se tiene el alma desabrochada. Sin embargo, también he evocado el silencio inefable del Amor, Un Amor monumental que no necesita palabras porque se ha ido haciendo más presente cada día. Quizás porque las olas del mar de Pessoa, lo vienen descabalgando a nuestra orilla sin desconsuelo, en forma de recuerdos vivos e inolvidables empapados de su alegría.

Paradojas de la vida, con el pasar de las olas, he comprendido que aquel agujero en el agua, me ha permitido estos años, encontrar el aire que me faltaba y agarrarme a aquél para ganar en perspectiva y propósito, y apreciar lo que tuve y lo que tengo. Y lo primero que viene a mi corazón sois vosotros, mis hermanos y padres. El amor que nos tenemos, que es el que habita en este agujero y nos inunda cada día para que aprendamos a vivir desde el Amor y para el Amor, con las justas saudades. Que mamá era muy práctica y eficaz.

Os quiero ❤️

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Hay quien dice que soy un personaje, otros piensan que soy raro. Alguna vez me han llamado “ente” y muchos se sorprenden conmigo porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.