Un acontecimiento extraordinario durante el confinamiento

Un acontecimiento extraordinario durante el confinamiento - Ignacio Isusi

Cuando estás confinado en casa desde hace tiempo, todas las cosas sencillas y cotidianas que suceden cada día a tu alrededor, pueden convertirse en un acontecimiento extraordinario, que anima a la esperanza y comprobar que la vida también sigue ahí fuera.

Solo necesitas permanecer muy despierto, para poder conmoverte por ejemplo, con la belleza de la inesperada luz del sol.

Que como adivinas en las imágenes, se cuela por la ventana del salón de casa, para deslizar sus rayos divinos, hasta mi cuarto y deslumbrar la emoción de quien quiera observar lo que hoy comparto.

Deseo que la escena te resulte tan hermosa como a mí, porque nos merecemos una tregua, aunque sea muy fugaz. ?? ??. ¡Un bonito momento!

¡Qué luz entra más bonita!  Entra por el cuarto, un reflejo ahí en el armario y entra precioso. Hay que cosas tiene la vida y ¡los cuartos!, jaja, estar encerrado en casa a veces te permite disfrutar de esto.

¡Qué chulo! ¿verdad? Curioso. Bueno así me entretengo. Estaba leyendo y he soltado el libro y me encontrado con esto, así de repente, parecía algo divino.

Un abrazo fuerte que tener un gran día y que pase esto lo antes posible.

Aquí seguimos.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Recuerdo la primera vez que entré en al ascensor de un edificio con más de veinte pisos. Fue en Madrid y me sentí llegado
“¿Y tú que haces?” me lanzó a bocajarro alguien desconocido, amigo de amigo, al segundo de hacerse las respectivas presentaciones de cortesía al cruzarnos

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.