Regalito de Navidad

Regalito de Navidad

Mi mujer e hijas saben que, a pesar de haberme criado en ciudad, siempre me ha gustado cultivar tomates, lechugas, pimientos…Así que allá por donde he vivido, he acabado cargándome parte del jardín de casa para plantar mis vegetales.

Y cuando no había jardín (como es ahora el caso) pues me apañaba con oasis para terrazas.

Enterrar mis manos en la tierra me hace sentir humano y me recuerda lo frágil y vulnerable que soy.

Tal es así que ayer, mientras trasplantaba mi tomatera a su nuevo hogar, ayudado por mi hija pequeña y mientras escuchábamos el “oratorio de Navidad” de Bach, me entró un ataque agudo de responsabilidad.

Sentí el peso de los frentes que tengo abiertos en mi vida y que a veces, necesito ayuda para lidiar con ellos.

Llegó la comida (arroz con almejitas) y olvidé tomar el “meresbalacetamol” para aliviar mi padecer. Entonces eché un sermón muy de padre en el que conminaba a mis hijas a madurar y compartir parte de los pesos que sostenemos mi mujer y yo.

Y cuando acabé, me sentí muy humano. Por supuesto no me faltaron lloros que cuando me emociono de verdad, mi corazón pone todos los ingredientes en la escena.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
Ayer fue el día del padre en EEUU. Así que propuse a mi mujer e hijas ir a cenar juntos a un sitio que
Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Os confieso chicas que he sentido una amable y humana decepción paterna, esta noche en la cena.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.