Regalito de Navidad

Regalito de Navidad

Mi mujer e hijas saben que, a pesar de haberme criado en ciudad, siempre me ha gustado cultivar tomates, lechugas, pimientos…Así que allá por donde he vivido, he acabado cargándome parte del jardín de casa para plantar mis vegetales.

Y cuando no había jardín (como es ahora el caso) pues me apañaba con oasis para terrazas.

Enterrar mis manos en la tierra me hace sentir humano y me recuerda lo frágil y vulnerable que soy.

Tal es así que ayer, mientras trasplantaba mi tomatera a su nuevo hogar, ayudado por mi hija pequeña y mientras escuchábamos el “oratorio de Navidad” de Bach, me entró un ataque agudo de responsabilidad.

Sentí el peso de los frentes que tengo abiertos en mi vida y que a veces, necesito ayuda para lidiar con ellos.

Llegó la comida (arroz con almejitas) y olvidé tomar el “meresbalacetamol” para aliviar mi padecer. Entonces eché un sermón muy de padre en el que conminaba a mis hijas a madurar y compartir parte de los pesos que sostenemos mi mujer y yo.

Y cuando acabé, me sentí muy humano. Por supuesto no me faltaron lloros que cuando me emociono de verdad, mi corazón pone todos los ingredientes en la escena.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer bajé a la playa a darme un baño. El agua del mar restaura mi ánimo siempre que está alicaído. Y si está en
A lo largo de mi vida he experimentado momentos inolvidables de alegría máxima. Recientemente viví uno de estos instantes, cuando me llamaron de una productora
Las mudanzas son todo un acontecimiento en el que, además de infinitas cajas de cartón, se involucran muchos recuerdos, pensamientos y sentimientos.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.