¡Qué detallazo!

Un detalle Navideño - Ignacio Isusi

Ayer por la mañana, antes de entrar en sesión con un coachee salí temprano al súper a comprar infusiones de té y manzanilla. Iba con mucha prisa y cuando llegué a la caja había delante de mí una mujer de edad indefinida y un carro apunto de reventar, de esos que te asustan cuando los ves porque están repletos de cosas. Le pregunté amablemente y buscando con mi mirada que se apiadara de mi urgencia -Buenos días ¿tiene usted mucha prisa…? Ella me miró con cierta desgana en su gesto, luego bajó la vista a mi casi vacío cestillo, pasaron unos segundos que me supieron a horas y me respondió sin mirarme a los ojos y dudando de sus propias palabras – bueno, un poco sí –

Honestamente me dio la impresión de que no tenía prisa alguna (pero no entro en eso, ella y el cosmos sabrán ?). Y de repente abrieron varios cajeros y pude pagar súper rápido -¡qué suerte tengo! – pensé. Así que pude llegar a tiempo a mi sesión y encima cuando abrí la puerta a mi cliente, al vernos, me regaló una botella de vino con motivo de la Navidad y yo a él un afectuoso abrazo y todo mi agradecimiento. ¡Qué detallazo! ¿verdad? ?

Un detalle Navideño - Ignacio Isusi

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
Paseaba ahora mismo por este camino y he recordado que un día apredí que para que en la vida haya luz, tiene que haber
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.