¡Ponte las pilas!

Ponte las Pilas - Ignacio Isusi

El otro día le eché la ¨bronca¨ a la hija adolescente de unos buenos amigos. Acudieron a mí en mi condición de “coach-amigo”, cansados y desesperados sin saber qué hacer. Le cayó un ¨chorreo¨ que si lo hubiera recibido yo a su edad, me hubiera venido de perlas.

Es una chica extraordinaria e inteligente que simplemente mira a la vida con el despiste de su edad y abrigada por la bondad y amor de unos padres a los que les cuesta poner límites, enfrentar conversaciones incómodas y adentrarse en el desconocido mundo de la ¨casidepresión¨ adolescente.

Al final del encuentro pensé:¨¡menudo coach,  de Éxito de caca estás hecho!¨. Sin embargo, reconozco que luego, después de los reconciliadores abrazos, me fui contento. Sentí que la conversación había sido útil.

Recuerdo que en un momento le espeté a la joven esa frase tan castiza como mágica que dice: ¨¡Ponte las pilas tía!¨. ¡Oye!, le cambió el gesto desganado cuando me la escuchó decir a bocajarro con absoluta convicción y aplomo. No se la esperaba. Le pilló por sorpresa. La abulia gris de sus ojos se transformó en brillo luminoso, ilusión y esperanza.

Ponte las pilas

A veces ponernos serios es mano de santo. Eso sí, jamás usar la violencia y siempre con amor y total respeto.

Ponte las Pilas - Ignacio Isusi

Disfruta del día – Ignacio

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Cosas de la vida me acabo de encontrar con estas palabras que escribí a mi padre hace casi tres años y compartí en su
Pienso ahora, reviviendo estas imágenes de hace un rato, que descansar la vista en la belleza que tiene la naturaleza es alimento para encontrarnos
Las mudanzas son todo un acontecimiento en el que, además de infinitas cajas de cartón, se involucran muchos recuerdos, pensamientos y sentimientos.
Un día escuché que las mejores cosas de la vida son las que se regalan con el alma y se reciben con el corazón.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.