¡Ponte las pilas!

Ponte las Pilas - Ignacio Isusi

El otro día le eché la ¨bronca¨ a la hija adolescente de unos buenos amigos. Acudieron a mí en mi condición de “coach-amigo”, cansados y desesperados sin saber qué hacer. Le cayó un ¨chorreo¨ que si lo hubiera recibido yo a su edad, me hubiera venido de perlas.

Es una chica extraordinaria e inteligente que simplemente mira a la vida con el despiste de su edad y abrigada por la bondad y amor de unos padres a los que les cuesta poner límites, enfrentar conversaciones incómodas y adentrarse en el desconocido mundo de la ¨casidepresión¨ adolescente.

Al final del encuentro pensé:¨¡menudo coach,  de Éxito de caca estás hecho!¨. Sin embargo, reconozco que luego, después de los reconciliadores abrazos, me fui contento. Sentí que la conversación había sido útil.

Recuerdo que en un momento le espeté a la joven esa frase tan castiza como mágica que dice: ¨¡Ponte las pilas tía!¨. ¡Oye!, le cambió el gesto desganado cuando me la escuchó decir a bocajarro con absoluta convicción y aplomo. No se la esperaba. Le pilló por sorpresa. La abulia gris de sus ojos se transformó en brillo luminoso, ilusión y esperanza.

Ponte las pilas

A veces ponernos serios es mano de santo. Eso sí, jamás usar la violencia y siempre con amor y total respeto.

Ponte las Pilas - Ignacio Isusi

Disfruta del día – Ignacio

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Ayer fue el día del padre en EEUU. Así que propuse a mi mujer e hijas ir a cenar juntos a un sitio que
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,
Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.