Hoy me siento agradecido porque tengo clientes nuevos

Clientes nuevos

Y me he dado cuenta de algo muy importante: nuestro sueño familiar personal y profesional, continúa haciéndose realidad.

Llegamos a EEUU, una noche desapacible de Agosto del 2015. Y aún seguimos aquí, con más ilusión incluso, que entonces.

Recuerdo que aquella primera noche llovía y tronaba como si llegara el fin del mundo.

Atrincherado entre las sábanas de la cama de nuestro piso de alquiler, sentí todo el peso de la responsabilidad de iniciar una nueva vida, en un país desconocido, sin amigos ni familia a quien acudir (glug! lo he contado muchas veces)

Confieso que pasé un año muy preocupado. Muchos lunes al sol, sin trabajo y lleno de incertidumbre.

Pero por fin llegó el gran día. Fue cuando conseguí mi primer proyecto y con él, mi primer cheque.

Casualidad, coincidió que mi hija mayor (entonces estudiante adolescente) también recibió aquel día, su primer dinerito por cuidar a unos niños pequeños.

Y nos hicimos esta foto juntos para inmortalizar la emoción de aquel hito memorable.

Cuando miro la escena, siento que aquel día ganamos todos en casa, algo mucho más valioso que dinero:

ganamos la CONFIANZA necesaria para seguir creyendo en NOSOTROS y en nuestro SUEÑO

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
Paseaba ahora mismo por este camino y he recordado que un día apredí que para que en la vida haya luz, tiene que haber
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.