La vida es maravillosa, vecinos y cotorras

Esperaba hace un rato al ascensor, envuelto en mis pensamientos y en el post «superdebusiness» que escribiría hoy (otro que no es éste).

Vecinos y Cotorras

A mi lado, una vecina de edad indefinida se escondía su edad avanzada y su amanecer temprano, en el fondo de unas gafas oscuras del tamaño del sol. Ella, rubia platino de bote pero guapa de inercia natural, le contaba al de mantenimiento del edificio, que su perrita de aguas (iba tan arreglada como la dueña) tenía «cataratas» y andaba «como loca» por la casa con su «collarcito rosa» puesto.

Vladimir (así se llama el hombre) le ha desvelado furtivamente pero orgulloso, que tiene dos periquitos y una cotorra que canta unas canciones «pressiosass» (es cubano). Mi vecina le ha devuelto que cuando vivía en Caracas, en una calle de su barrio, si caminabas por allí, se escuchaba desde una ventana: «Yo soy Loretta y soy una chismosa», al parecer, era otra cotorra. De pronto, el ascensor ha interrumpido el momentum, abriendo sus puertas sin avisar.

-¿A qué piso va?- he preguntado a mi co-protagonista de hoy.

– Al 10°.

Grassiass – me ha sonreído.

La vida es Maravillosa

Disculpad esta licencia catártica que os comparto hoy. No la he podido evitar. Por momentos así, la vida me merece la pena.

La vida hoy es maravillosa.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hoy hace diez años que mi madre falleció víctima del cáncer con 63 años. Durante mucho tiempo he tenido el privilegio de poder
Hoy solo un mensaje breve para dar las GRACIAS a todas las personas que habéis podido venir a vernos al emblemático teatro 8 de
Ayer acudí como cada mañana a la cita puntual con mis plantas de tomates, pimientos, hierba buena y albahaca. Como cada día, las riego
Ayer bajé a la playa a darme un baño. El agua del mar restaura mi ánimo siempre que está alicaído. Y si está en
Hoy en mi paseo matutino continúo con una reflexión sobre el juego y lo importante que es divertirse, también a edades adultas. Y como

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.