España, la envidia y la mediocridad

Sobre la envidia y la Mediocridad - Ignacio Isusi

Hablaba con un amigo, que en algunas corporaciones empresariales españolas (los partidos políticos y sindicatos requieren post aparte), está a la orden del día encontrarse en puestos de trabajo relevantes, con directivos tan mediocres y envidiosos, que su mayor talento suele descansar en invertir parte del tiempo en hacer política y en saberse rodear de equipos más mediocres que ellos mismos; para mantener a salvo su ego y su posición, con el único objetivo de perpetuarse en el cargo hasta la prejubilación.

Desafortunadamente, el acceso a determinados puestos directivos tiene más que ver con el amiguismo que con la cultura del esfuerzo y el mérito (que es la que impera en USA) En España, el desánimo y la decepción de quienes contemplan a diario como se premia la mediocridad es tan grande, que provoca la salida de los trabajadores más valiosos y valientes, y la resignación de quienes optan por permanecer en el puesto sin brillar demasiado; no vaya a ser que algún superior envidioso, note la sombra del talento ajeno y ¨me ponga de patitas en la calle¨.

Destacar en algo bueno en nuestro país, sigue siendo en demasiadas ocasiones fuente de recelo y de envidia. Es verdad, «si no fuera por la envidia, España sería un país envidiable».

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

A mi abuela Maria Teresa, que todo el mundo le llamaba Maite (en euskera significa amor) le parecía todo un acontecimiento aparecer en el
Quiero daros las gracias a todos por vuestro apoyo en esta nueva faceta profesional como actor que he iniciado en Estados Unidos.
Ya solo quedan algunos tickets para la función del viernes 23 de abril. Las demás funciones están “sold out”. 😀😀🚀⭐️. En cuanto salen a
Todas las mañanas lo primero que hago al despertarme y abrir mis ojos es: “Dar gracias a la vida”.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.