España, la envidia y la mediocridad

Sobre la envidia y la Mediocridad - Ignacio Isusi

Hablaba con un amigo, que en algunas corporaciones empresariales españolas (los partidos políticos y sindicatos requieren post aparte), está a la orden del día encontrarse en puestos de trabajo relevantes, con directivos tan mediocres y envidiosos, que su mayor talento suele descansar en invertir parte del tiempo en hacer política y en saberse rodear de equipos más mediocres que ellos mismos; para mantener a salvo su ego y su posición, con el único objetivo de perpetuarse en el cargo hasta la prejubilación.

Desafortunadamente, el acceso a determinados puestos directivos tiene más que ver con el amiguismo que con la cultura del esfuerzo y el mérito (que es la que impera en USA) En España, el desánimo y la decepción de quienes contemplan a diario como se premia la mediocridad es tan grande, que provoca la salida de los trabajadores más valiosos y valientes, y la resignación de quienes optan por permanecer en el puesto sin brillar demasiado; no vaya a ser que algún superior envidioso, note la sombra del talento ajeno y ¨me ponga de patitas en la calle¨.

Destacar en algo bueno en nuestro país, sigue siendo en demasiadas ocasiones fuente de recelo y de envidia. Es verdad, «si no fuera por la envidia, España sería un país envidiable».

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
Aprender a disfrutar, en más ocasiones de las que nos imaginamos, puede no ser una tarea fácil. Pareciera el disfrute un sentimiento efímero al
La semana pasada nos dirigimos a la zona de alquiler de vehículos del aeropuerto de Atlanta, a recoger el coche que teníamos reservado, desde

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.