Nuestros pobres hijos

Acabo de recibir esta foto de unos niños y niñas en su clase de una guardería (tratada para salvaguardar el anonimato de los menores)

Confieso que al verla, me ha conmovido y volcado el corazón hacia no sé donde.

No quiero en ningún caso hacer juicios de valor sobre cómo deben gestionar los centros y autoridades competentes, la apertura del curso.

Me parece que es un tema muy delicado, difícil y complejo, que requiere de voces expertas y autorizadas en docencia, salud…(y todo lo que corresponda)

Lo que reconozco que me inquieta, es el impacto psicológico que esta pandemia va a provocar en todos nosotros, pero sobre todo, en nuestros hijos e hijas menores. En las personitas más pequeñas.

No tengo dudas, de que sabrán adaptarse a la habitualidad que nosotros, los adultos, les inculquemos.

Y creo también, que de esta experiencia histórica, obtendrán unos aprendizajes que les permitirán transformarse en los seres humanos maravillosos, que desde ya, se merecen ser.

Nosotros los padres, por nuestra parte, tenemos la responsabilidad de estar muy atentos, para ayudarles a crecer de la manera más sana y feliz posible.

Se lo debemos.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hace muchos años, cuando rondaba los “veintialgo”, hice la cándida observación a un amigo mío, de que había perdido cabello.
Al finalizar la función del viernes pasado salimos a la calle a saludar al público. Entonces se acerca una madre con su hijita de
Ayer una gran mujer con prestigio y éxito profesional, me preguntó sobre lo que podía hacer para crecer como persona. “Siento que el universo
Al momento, he recordado que el año pasado escribí un texto que leí públicamente, en el marco de un evento organizado por Borja Rodrigo –
Hay anécdotas cotidianas que se repiten de manera inexorable en ambas realidades familiares. Por ejemplo, cada vez que trato de beber un vaso de

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.