Una y no más

una-y-no-mas

Ayer, mi hija adolescente que está de vacaciones, se pasó el día trabajando. Alguien le habló de la posibilidad de ganar 90 euros por hacer una mudanza y allí que se fue con otro amigo.

Debía llevar su coche (que es el mío) para cargar las cajas y moverlas de un domicilio a otro. Aquí pueden conducir desde los 15 años.

Llegó a casa por la noche, agotada y desilusionada. Confesó que después de la experiencia, “no volvería a hacer el trabajo por ese precio”, sin valorar antes el esfuerzo que iba a suponer.

Pero lo que realmente le decepcionó, no fue traer y llevar y cargar y descargar cajas y muebles como si no hubiera mañana. Fue la falta de consideración de los papás treintañeros pagadores del servicio.

“Mientras cargábamos las cajas y ella se tomaba un vino sentada en el sofá, nos dijo que fuéramos en coche a comprarle una pizza”

“¿Y qué hicisteis?”, pregunté.

“Fuimos”, respondió.

Para rematar la faena, les ordenó al final de la jornada, meter toda la vajilla en los armarios de la cocina. Lo hicieron sin rechistar.

No hay cosa que más me indigne que la gente que abusa de la falta de experiencia de un adolescente, de su inocencia y buena fe.

Con todo, estoy convencido de que la experiencia ha sido muy valiosa para mi hija.

Disfruta del día
#ignacioisusi

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Cosas de la vida me acabo de encontrar con estas palabras que escribí a mi padre hace casi tres años y compartí en su
Las mudanzas son todo un acontecimiento en el que, además de infinitas cajas de cartón, se involucran muchos recuerdos, pensamientos y sentimientos.
Ayer pasé buena parte del día enfurruñado. En realidad lo que estaba es triste. Y recuerdo que la tristeza cuando no sabe ser ella
Ayer tuvimos el clásico episodio en casa de “negociación de alto nivel” o “tira y afloja”, con nuestra hija adolescente de 14 años (casi

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.