Quería ser arquitecto

queria-ser-arquitecto

Cuando era niño, le decía a mi abuela Maite, mientras me hacía caricias con los dedos en la cabeza, que de mayor quería ser arquitecto.

Casi tengo cincuenta años y no soy arquitecto. Pero me he dado cuenta de una cosa:

-me apasiona construir puentes que sirvan para unir a las personas-

Por esto me gusta publicar en esta red. Está lleno de puentes en construcción. Tengo muchísimo trabajo 😀.

Hay currelo de todo tipo. Puentes que necesitan ser rehabilitados, otros se han caído y hay que levantarlos desde abajo, algunos son muy largos porque los extremos están super alejados… Los hay también muy famosos, aunque la mayoría pasan desapercibidos…Hay antiguos, modernos, flexibles, rígidos…

Los materiales que para mí, mejor suelen funcionar para levantar puentes son: el respeto, las ganas de aprender y de colaborar, la empatía, la constancia, el esfuerzo…. En definitiva, los mejores valores de toda la vida de siempre.

Como en toda buena obra en construcción, nunca faltan espectadores y paseantes que se entretienen viendo los progresos de los demás 😀

Y por supuesto, también están los currelas que contemplan como algún compañero armado con pico y pala, se deja el sudor y la salud en una zanja infinita. 😅

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
De niño quería brillar. Con diez años soñaba con ser futbolista (¡cómo no!). Era mi gran sueño. Recuerdo que me apasionaba jugar al fútbol.
Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.