EL EGO Y EL OMBLIGO

¡Que aburridos me resultan algunos posts compartidos en la red de LinkedIN que solo buscan presumir y enseñar músculo!

Son posts que agregan escaso o nulo valor añadido y sin embargo, a veces, se escucha decir sin rubor al autor (al estilo gasolinera de autoservicio cuando terminas de echar combustible): “Gracias por recomendar y compartir entre tus contactos”.

¿Acaso sueñan con llegar a las pantallas de los 500 millones de usuarios registrados de Linkedin, sin ofrecer contenido “VALIOSO” alguno?

Y solo por un lucimiento particular del autor que además, se ha olvidado por completo de lo que interesa, en realidad, a los usuarios.

Creo que había escrito uno de estos posts ?. Cuando lo he terminado, lo he leído en mi teléfono y he pensado “puffff, qué mier…”. Luego, después de abofetearme mentalmente ?, lo he eliminado sin compasión y he sentido mucha paz y alivio.

Y he pensado, “¿Será el ego, que siempre está ahí, alerta y lo intenta en la mínima oportunidad?”. Creo que sí, porque al ego solo le interesa mirarse al ombligo todo el rato. Hay que vigilarse muy de cerca el ego, (no el ombligo ?).

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Anoche tras la función experimenté uno de los sentimientos más hermosos que hacía tiempo que no tenía, la ternura.
Hay anécdotas cotidianas que se repiten de manera inexorable en ambas realidades familiares. Por ejemplo, cada vez que trato de beber un vaso de
A mi abuela Maria Teresa, que todo el mundo le llamaba Maite (en euskera significa amor) le parecía todo un acontecimiento aparecer en el
Quiero daros las gracias a todos por vuestro apoyo en esta nueva faceta profesional como actor que he iniciado en Estados Unidos.
Ya solo quedan algunos tickets para la función del viernes 23 de abril. Las demás funciones están “sold out”. 😀😀🚀⭐️. En cuanto salen a

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.