EL EGO Y EL OMBLIGO

¡Que aburridos me resultan algunos posts compartidos en la red de LinkedIN que solo buscan presumir y enseñar músculo!

Son posts que agregan escaso o nulo valor añadido y sin embargo, a veces, se escucha decir sin rubor al autor (al estilo gasolinera de autoservicio cuando terminas de echar combustible): “Gracias por recomendar y compartir entre tus contactos”.

¿Acaso sueñan con llegar a las pantallas de los 500 millones de usuarios registrados de Linkedin, sin ofrecer contenido “VALIOSO” alguno?

Y solo por un lucimiento particular del autor que además, se ha olvidado por completo de lo que interesa, en realidad, a los usuarios.

Creo que había escrito uno de estos posts ?. Cuando lo he terminado, lo he leído en mi teléfono y he pensado “puffff, qué mier…”. Luego, después de abofetearme mentalmente ?, lo he eliminado sin compasión y he sentido mucha paz y alivio.

Y he pensado, “¿Será el ego, que siempre está ahí, alerta y lo intenta en la mínima oportunidad?”. Creo que sí, porque al ego solo le interesa mirarse al ombligo todo el rato. Hay que vigilarse muy de cerca el ego, (no el ombligo ?).

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
Paseaba ahora mismo por este camino y he recordado que un día apredí que para que en la vida haya luz, tiene que haber
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Al verla ahora marchitándose, he sentido la necesidad de tomarla en mi mano. Ya en mi palma, le he susurrado; “cuántas veces en mi
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.