El Amor, en la autenticidad de los sentimientos de los otros

Sin embargo, sus alas y sus patas se habían quebrado. Traté de curar sus heridas aunque con poco éxito.  Ya no podría volver a volar.

Al soltarlo, el pobrecillo revoloteaba asustado por el suelo buscando refugio bajo una escalera. No pude evitar emocionarme. Y lloré mis lágrimas secas. Mi hija de catorce años también lloraba, mientras se abrazaba a su madre.

Pienso que a veces, también nos encontramos con el Amor, en la autenticidad de los sentimientos de los otros, aunque lleven tristeza

Y me acuerdo ahora que ayer compré un “yoyó” de madera. Lo vi en un escaparate y no pude contener mis ganas. Así que entré sin dudarlo y me hice con él.

Mientras jugaba en la calle con mi yoyó azul, la gente me observaba con tanta curiosidad como envidia 😂. Seguro que la escena dejó volar la mente de más de uno a su tierna infancia. Esto es muy bonito cuando pasa.

Luego aparecieron mis hijas y mi mujer. Se reían por mi nueva adquisición. Me gusta comprar cosas que permiten aflorar sentimientos y recuerdos bonitos.

Pero pasó lo que imaginaba: todas acabaron jugando con el yoyó como lo hacían cuando eran niñas. Y la gente miraba y todos reían con diversión y alegría. La magia de un sencillo yoyó azul de madera.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Hay quien dice que soy un personaje, otros piensan que soy raro. Alguna vez me han llamado “ente” y muchos se sorprenden conmigo porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.