Los problemas son diferentes de las incomodidades

Reproducir vídeo

¿Quién no conoce a alguien que en toda incomodidad de la vida, solo ve dramas de dimensiones colosales y de compleja resolución? Seguro que te viene alguien a la mente.

Son humanos que viven atemorizados y arrinconados por las normales vicisitudes que la vida presenta, en la que ellos solo encuentran peligro, dificultad y frustración.

Los problemas de verdad, siempre vienen solos a nuestras vidas. No es necesario invocarlos. ¡Y ojo con hacerlo! que el Universo suele atender sin contemplaciones, este tipo de peticiones “inconscientes”.

En cambio, las incomodidades nos acompañan a diario en nuestro caminar y son condición necesaria para la natural existencia. Acuérdate que ya lo decía Darwin: “no sobreviven los más fuertes o inteligentes, sino los que mejor se adaptan”.

Adaptarse a lo nuevo que la vida nos regala, es una de las mejores llaves que tenemos los humanos para desde el aprendizaje, seguir floreciendo en este -para algunos- “valle de lágrimas”.

Ayer recibí la feliz noticia de que un ser querido, se ha librado de una situación complicada de salud. Eso sí hubiera sido un “problema”. Al menos a priori.

Aunque pienso que todos los problemas cuando se saben abordar con sensatez y diligencia, el tiempo los coloca retrospectivamente, en una categoría distinta.

Con todo, ¡qué útil puede resultar saberse a las puertas de un problema! Supone una oportunidad para rescatar o crear herramientas que nos guían hacia la búsqueda de la mejor solución. Y esto es CRECER.

En fin, lo dicho: no busquemos problemas donde no los hay, ni hagamos problemas de lo que solo son incomodidades 😀

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Hay quien dice que soy un personaje, otros piensan que soy raro. Alguna vez me han llamado “ente” y muchos se sorprenden conmigo porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.