Conocerse a uno mismo

Reproducir vídeo

Disponer de información y conocimientos nos permite ampliar la mirada y hacer asociaciones de ideas que nos facilitan crecer y desarrollarnos como seres humanos.

En mi paseo matutino de hoy, reflexiono de nuevo sobre la importancia de conocerse a uno mismo (autoconocimiento).

Para ello, traigo una analogía relacionada con el aprendizaje de la “historia” y hablo sobre la importancia de aprender a conciliar y gestionar el pasado, presente y futuro.

Disfruta del día 😀

Hola buenos días como estás aquí estoy caminando por la vida un día más. Bueno, hoy venia en mi cabeza dándole vueltas a una reflexión que siempre me tiene muy entretenido. El autoconocimiento, que me has oído hablar tanto de la importancia del autoconocimiento y buscaba una analogía, para poner énfasis en la importancia que yo creo que debiera tener para todos nosotros, siempre digo, individualmente y como humanidad, el tener las distinciones necesarias que nos permitan ahondar en la importancia del conocimiento, del autoconocimiento. De entender bien. De hacer comprensiones, sentidos nuevos a quien yo soy pues mirando en mi pasado, mirando en mi vida pasada. ¿Por qué hice lo que hice cuando lo hice? ¿Cómo era mi sistema, mis amigos, mi familia, mi trabajo? ¿Cómo fue ese relato de mi vida?

Para poder desde ahí, comprendiendo, con la mirada del presente, de quien yo soy hoy. De esta madurez que me comporta pues poderme catapultar a un presente y a un futuro pues con un grado de bienestar, de solvencia pues mucho mayor si cabe que al que venía teniendo hasta ahora mismo. Y a mi me ha gustado mucho siempre la explicación de la historia. Sabéis que la historia en los colegios siempre decían, la historia no vale para nada, tu preguntas a cualquier historiador, que todo el mundo piensa que los historiadores son una especie de máquinas de acumular datos y fechas importantes, pero nada más lejos.

El historiador es fundamentalmente un humanista, casi un sociólogo y un psicólogo de la humanidad y de los comportamientos sociales y psicológicos de los humanos. Porque lo que hacen precisamente es tratar de comprender de asir bien lo que pasó en tiempos pretéritos para de alguna manera traducir, transformar todo eso en algo rico que nos permita que esto no vuelva a suceder o que sucedan cosas mucho mejores de las que venían sucediendo. Me parece que es una analogía muy buena ese buscar si en la historia le encontramos esa importancia por esto que acabo de contar, lo mismo sucede con el ser humano. Eso que dice la gente de: mirar al pasado ni para coger carrerilla, no hay que ir al pasado. Borrón y cuenta nueva. Pues nada más lejos. Craso error. Hay que volver y revolver en el pasado. Eso si.

También es un arte entiendo conciliar bien ese tiempo presente, con el pretérito, con el pasado y con el futuro. Eso es un arte, pero ese es un destino que está reservado únicamente a los bilbaínos como yo y a pocos más. Los de alrededores. Es una broma, tu también puedes hacerlo, seguro que si. Tendrás que esforzarte más, pero bueno, vas a poder. Bueno, es una broma, ¿seguro no? Sabes que es una broma ¿no? Estoy muy gamberro últimamente. Bueno, cuídate. Chao! Buena suerte.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hoy solo un mensaje breve para dar las GRACIAS a todas las personas que habéis podido venir a vernos al emblemático teatro 8 de
Ayer acudí como cada mañana a la cita puntual con mis plantas de tomates, pimientos, hierba buena y albahaca. Como cada día, las riego
Hoy en mi paseo matutino continúo con una reflexión sobre el juego y lo importante que es divertirse, también a edades adultas. Y como
Me despierto y caigo en la cuenta en que, ahora que me voy acercando a los cincuenta tacos, busco integrar más momentos de juego
interesante ejercicio para reflexionar sobre nuestras dependecias a las redes. Yo de momento estoy un poco ansioso, aunque reconozco que divertido y sorprendido.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.