Ayer lloré lo no escrito

Demasiados días haciéndome el duro.

Cuando desnudo mis sentimientos delante del mundo entero, me siento arropado y menos vulnerable. Por eso escribo estos posts tan íntimos.

Me acabo de duchar y me he encontrado, como cada día, con esta foto de Clint Eastwood, que tengo colgada en una de las paredes de mi baño.

“Un tipo duro” he pensado mientras me sonreía. “Cómo yo ayer y como cuando era un empresario”, me he dicho sin creerme a mí mismo.

Soy muy sensible. Quizás demasiado…Tengo la piel fina. Con la experiencia he aprendido a gestionarme y hacer de esta aparente ¿debilidad?, mi mejor fortaleza de bambú.

Sentir intensamente cada segundo de mi vida es un regalo que a veces me duele.

Y ahora que comparto contigo estos pensamientos de mi vida, creo que a muchos nos pasa parecido. Sea quizás cuestión de tiempo observarlo.

He visto que les pasa a los moribundos.

Últimamente siento que estoy alcanzado la paz que siempre he anhelado. Entonces me sorprendo y pienso que quiero seguir viviendo siempre con esta sensación. Y que deseo descubrir mis anhelos íntimos.

Y solo quiero sentirme bien porque aprendí a amar a todos. Sin importarme la burla, ni la consideración que de mí mismo tengo.

Gracias por acompañarme

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Y pensaba ahora que entendiendo por disciplina, “el conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a cierto resultado”…. a mí
Así que cuando tengas dudas al respecto sobre tu persona y te preguntes “¿quién soy?, puedes acercarte al dicho: “dime con quien andas y

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.