Ayer domingo pasó algo que me gustó mucho

algo-que-me-gistp-mucho

La noche del sábado, por ejemplo, estuvo cuidando a los hijos de unos vecinos.

“¿Y qué vas a hacer?”, le preguntó mi mujer.

“Fregar platos en un restaurante”, respondió con seguridad.

(se hizo un breve silencio y continuó)

“Mamá, nunca me han pagado por fregar platos” dijo ilusionada y con inocencia.

“A mí tampoco”, respondió con divertida ironía mi mujer, con sus manos hundidas mentalmente en nuestro fregadero de la cocina 😂😂🙏

Cuando llegamos a casa a la hora de la cena, nuestra hija ya estaba en su cama, “reventadita”🙈😀 de agotamiento.

Me parece que estas experiencias que permiten estrenar sentimientos y aprendizajes, son las mejores guías para ir avanzando en el camino de la vida. Enseñan mucho desde múltiples perspectivas

¡A ver qué nos cuenta hoy de su vivencia como “fregadora de platos”! Ya os contaré.😀⭐️

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
Ayer fue el día del padre en EEUU. Así que propuse a mi mujer e hijas ir a cenar juntos a un sitio que
Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Os confieso chicas que he sentido una amable y humana decepción paterna, esta noche en la cena.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.