Mi secreto inconfesable

Mi secreto inconfesable

En fin, que fui obsequiado con un teléfono nuevo porque así lo quiso el Cosmos.

Pasaban los días y mi nuevo teléfono seguía sin tomar posesión de su nuevo cargo. Respecto de lo tecnológico soy poco avezado.

Bueno, pues regresé del gimnasio y encontré a mis hijas y esposa concentradas en la delicada misión de trasladar la información de mi viejo teléfono, a la nueva adquisición.

Fue entonces cuando se descubrió todo el pastel que venía ocultando desde hacía años.

“¡NO ES POSIBLE!” exclamó mi mujer alarmada sin apartar sus ojos de la pantalla de mi computadora.

“¡Tienes más de 11000 emails sin abrir, casi 5000 vídeos, más de 12000 imágenes y un escritorio que da terror!”

(Pasaron unos segundos eternos de silencio)

“Es que soy influencer 😂” dije en mi defensa y despertando la ira de mi mujer.

“¿Influencer?” preguntó sin preguntar.

“Tú lo que tienes es el síndrome de Diógenes telemático” dijo zanjando la conversación.
😂

Que tengas un gran día 😀

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer fue el día del padre en EEUU. Así que propuse a mi mujer e hijas ir a cenar juntos a un sitio que
Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Os confieso chicas que he sentido una amable y humana decepción paterna, esta noche en la cena.
Ayer pedí a la hija menor de unos amigos (tiene 8 años) que escribiera su nombre en un papel. Me enseñó un trocito

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.