Aprender a ser invisible.

Ya he vuelto a casa de mi padre por Navidad. Y me ha faltado tiempo para salir a respirar este olor a mar que me encanta, mientras doy un maravilloso paseo por la playa de Ereaga. El cielo y las nubes son espectaculares, ¿no te parece?

Al llegar al Puerto Viejo, me he sentado en la terraza de un barcito a tomar un pincho riquísimo.

Mientras disfrutaba de mi aparente soledad, me he dado cuenta de que en realidad estaba acompañado por los pájaros, los árboles y un curioso “voyeur” ? que me observaba furtivamente desde un balcón y que al verse sorprendido, se ha escondido en casa deliberadamente.

Pensaba durante la escena, que hace años me resultaba impensable disfrutar de la soledad “voluntaria”. Y que creo que haber aprendido a disfrutar de ella, es el resultado de una conquista importante dentro de lo que supone crecer como persona.

Aprender a ser invisible por momentos, sin necesidad de dejar testigos (exactamente lo contrario a lo que yo estoy haciendo ahora ?) forma parte seguramente del arte de vivir desde la libertad y la autenticidad. Solo es una reflexión que me apetecía compartir contigo.

¡Qué cosas se me ocurren!

Disfruta mucho del día.

 

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.