La VIDA es muy dura

La VIDA es muy dura- Ignacio Isusi, Experto en Gestión del Éxito

Ayer alguien me dijo que yo de joven me parecía mucho a un universitario que conocemos en casa. Automáticamente puse mis ojos en mis recuerdos de infancia y juventud y volé hasta allí.

Creo que yo era un chico inocente, con mucha energía, amable y educado, siempre intentando agradar y divertir a los demás. Desde luego no me faltaba el sentido del humor. Quizás mi mirada delataba hambre por querer demostrar a la humanidad y seguramente a mí mismo, que yo era alguien valioso y que estaba dispuesto a comerme el mundo.

La vida es muy dura

Luego vinieron las decepciones propias y ajenas, los baños de humildad, las frustraciones e incomprensiones, las pérdidas… También el dolor de alma y corazón. Y entonces empecé a crecer y madurar.

Pienso que de adolescente me hubiera venido muy bien que alguien me hubiera advertido que la vida iba en serio y que era dura, muy dura. (Más tarde leí el poema “No volveré a ser joven”, de Jaime Gil de Biedma y me sonreí).

Ayer mismo cuando llevé a mi hija mayor a coger el autobús cutre que le lleva a su universidad (6 horas de travesía), se lo dije. También que su vida era suya y que de ella misma y su esfuerzo dependía su futuro. Luego le abracé y le di un beso.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hoy solo un mensaje breve para dar las GRACIAS a todas las personas que habéis podido venir a vernos al emblemático teatro 8 de
Ayer acudí como cada mañana a la cita puntual con mis plantas de tomates, pimientos, hierba buena y albahaca. Como cada día, las riego
Ayer bajé a la playa a darme un baño. El agua del mar restaura mi ánimo siempre que está alicaído. Y si está en
Hoy en mi paseo matutino continúo con una reflexión sobre el juego y lo importante que es divertirse, también a edades adultas. Y como
Me despierto y caigo en la cuenta en que, ahora que me voy acercando a los cincuenta tacos, busco integrar más momentos de juego

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.