La VIDA es muy dura

La VIDA es muy dura- Ignacio Isusi, Experto en Gestión del Éxito

Ayer alguien me dijo que yo de joven me parecía mucho a un universitario que conocemos en casa. Automáticamente puse mis ojos en mis recuerdos de infancia y juventud y volé hasta allí.

Creo que yo era un chico inocente, con mucha energía, amable y educado, siempre intentando agradar y divertir a los demás. Desde luego no me faltaba el sentido del humor. Quizás mi mirada delataba hambre por querer demostrar a la humanidad y seguramente a mí mismo, que yo era alguien valioso y que estaba dispuesto a comerme el mundo.

La vida es muy dura

Luego vinieron las decepciones propias y ajenas, los baños de humildad, las frustraciones e incomprensiones, las pérdidas… También el dolor de alma y corazón. Y entonces empecé a crecer y madurar.

Pienso que de adolescente me hubiera venido muy bien que alguien me hubiera advertido que la vida iba en serio y que era dura, muy dura. (Más tarde leí el poema “No volveré a ser joven”, de Jaime Gil de Biedma y me sonreí).

Ayer mismo cuando llevé a mi hija mayor a coger el autobús cutre que le lleva a su universidad (6 horas de travesía), se lo dije. También que su vida era suya y que de ella misma y su esfuerzo dependía su futuro. Luego le abracé y le di un beso.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

-Hay personas con tan poca empatía que aunque el mundo entero les recuerde cada día su déficit, ni siquiera tienen la empatía mínima y
Sobre la empatía y la dificultad para empatizar con los “no empáticos” ¡Qué sería de la vida si dejáramos de aprender!

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.