Mi PADRE hacía lo mismo.

Aprender a empatizar - Ignacio Isusi

Ayer llevaba a mi hija pequeña al cole por la mañana como cada día. Íbamos los dos solemnes, respetando nuestras ganas de estar en silencio. Y a medio camino giró su carita, me miró y preguntó:

“Papá ¿qué tal fue tu trabajo ayer?”

La noche anterior yo había llegado tarde a casa de un taller que dirigía. Y como siempre hago, entré a su cuarto a darle un beso mientras dormía. Mi padre hacía lo mismo con mis hermanos y conmigo (yo a veces me hacía el dormido para escuchar las cosas bonitas que nos decía).

“No sabes cariño la ilusión que me hace que hagas esa pregunta” le dije a mi hija.

“Fue todo de maravilla. Estoy muy contento” añadí.

Aprender a empatizar

El fin de semana pasado estuvimos precisamente, hablando con nuestras hijas de la importancia de aprender a empatizar e interesarnos por los demás.

Llegué a casa y se lo conté a mi mujer que estaba terminando de desayunar. Me miró con la taza de café en la mano y me dijo sin extrañarse demasiado: “¡qué bien!, eso es que aprende”. Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Un día escuché que las mejores cosas de la vida son las que se regalan con el alma y se reciben con el corazón.
Conversaba ayer por la tarde con mi mujer y nuestra hija Carmencita, en una terraza junto al Chicago River. De pronto, el Cosmos se
Dicen que los niños que han recibido mucho amor en sus infancias, son adultos que aprendieron a amar de manera inefable.
Era temprano por la mañana y llevaba al cole a mi hija pequeña.Tenía entonces unos 10 años y le pregunté: “¿Qué es para ti
Pues mirad: yo tengo la certeza de que todas las personas, en el fondo, somos mucho más parecidas de lo que pensamos. Lo digo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.