AMAR LA VIDA

Amar la vida, una oportunidad para crecer - Ignacio Isusi

Ayer fue un día difícil para mí. Una persona muy querida está ingresada en el hospital y su salud nos tiene a todos en casa preocupados. Me tuve que recordar a mí mismo que estamos probablemente en la antesala de un episodio complicado emocionalmente que debemos gestionar.

También que el éxito en la vida tiene mucho que ver con ir aprendiendo cada día a adquirir las herramientas necesarias para afrontar muy especialmente los momentos de tristeza y de alegría que sobrevienen. Y me tendré que aplicar el cuento a mí mismo. Y que te comparto esta historia como cada día lo hago con otras, por si te resulta de algún valor.

Le decía a mi mujer que ahora que el dolor está llegando de nuevo a nuestra vida, se presenta una oportunidad que nos permitirá crecer, si sabemos hacerlo bien.

Amo la vida

Al anochecer, mi hija mayor y yo fuimos a montar a caballo por la playa. Nunca lo habíamos hecho antes. Fue un sueño hecho realidad. Y a pesar de tener el alma un poco tristona, sentí dentro de aquel cuadro con hermosa puesta de sol incluida, lo que significa estar vivo y ser feliz. Y cuando galopé sentí que soy un hombre libre, muy afortunado y sensible que ama la vida de verdad.

Disfruta de la vida.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A mí me gusta pensar que las personas debiéramos aspirar a ser como flores bonitas. Así que siempre que observo que alguna de mis hijas
Ayer fue el día del padre en EEUU. Así que propuse a mi mujer e hijas ir a cenar juntos a un sitio que
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,
Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.