A mí me dicen poeta

Un día escribí unos versos tristes y mi vida cambió. Primero aprendí. Luego empecé a crecer.

Hoy, que ya casi termina este día mundial de la poesía, aprovecho estas horas tardías, para publicar este post. Lo hago, con la esperanza de que lo vean solo unos pocos.

Perdido entre los archivos viejos de mi ordenador, me he encontrado este vídeo casero.

Es del año 2012. Entonces yo no imaginaba que un día os lo compartiría. Seguramente, para eso le pedí a una de mis hijas que lo grabara.

Es un homenaje a muchas personas.

Disfrutemos de la vida. ¡Viva la vida!

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

-Hay personas con tan poca empatía que aunque el mundo entero les recuerde cada día su déficit, ni siquiera tienen la empatía mínima y
Sobre la empatía y la dificultad para empatizar con los “no empáticos” ¡Qué sería de la vida si dejáramos de aprender!

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.