¿Y tú que haces?

Y tu qué haces

Me quedé cortado. Apunto de llamar a un socorriste, le pregunté “¿a qué te refieres? ¿a cuál es mi trabajo? La respuesta fue “sí”.

Comentaba luego a mi amigo, que me sorprenden estas preguntas tan directas y sin ambages, que utilizan algunos para situarte en su mapa mental.

A mí, sin embargo, me hubiera ilusionado responder que paseo todas las mañanas en una recomendable suerte de liturgia sagrada, con el objetivo de que mi mente cuerpo y espíritu caminen conciliados por la vida 😂

O decirle que me apasionan las patatas con chorizo, leer, actuar en un teatro o quedarme absorto contemplando los movimientos erráticos de una hoja caduca que revolotea sin rumbo, delante de mi mirada. Esto último me va bien para trascender a mi ego.

La pregunta en cuestión es quizás y entre otras cosas, una manera rápida de ponerle a uno en un ratio de ingresos económico. “Tanto ganas, tanto vales”, solía decirse.

Esta circunstancia salarial me importa poco o nada. Como cuando te dicen de alguien que es el CEO de la compañía y eso fuera garantía de algo.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
Paseaba ahora mismo por este camino y he recordado que un día apredí que para que en la vida haya luz, tiene que haber

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.