Oportunidades cuando menos esperas

Oportunidades cuando menos esperas

Siempre he pensado que el infierno tiene que ser muy parecido a un cocktail eterno. Sin embargo, anoche sentí estar como en el cielo y en paz, al verificar que estamos acercándonos al final de este túnel pandémico. ¡Por fin!🙏

Coincidí con un joven emprendedor que trabajaba con influencers que tienen millones de seguidores. Desprendía la misma ilusión y ambición que yo me recuerdo a su edad, cuando me iniciaba en el mundo de los negocios.

Entretenidos en la conversación le presenté a un gran amigo, empresario exitoso. Fue gracioso porque no dudó en pedirle su número de teléfono con cierta soltura. Y tampoco dudó en no pedírselo a quien te habla, que soy yo 😂. Se ve que pensó que yo no era su target de interés. Y sin embargo, no reparó en la posible valía de mi red de contactos. ¡A la vista estaba!

A estas alturas de la película de mi vida, me hizo gracia su “despiste”. Yo a su edad creo que no hubiera subestimado el teléfono de nadie.

Aprendí pronto que las oportunidades aparecen en los lugares y de la mano de las personas que menos esperas.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Cosas de la vida me acabo de encontrar con estas palabras que escribí a mi padre hace casi tres años y compartí en su

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.