Una ANÉCDOTA simpática de mi viaje.

Una Anécdota Simpática de mi Viaje - Ignacio Isusi

Ayer mientras facturaba en el mostrador de COPA en Panamá, la señorita que atendía le comunicaba a una monjita que su segunda maleta no estaba incluida en su billete y debía abonarla.

La religiosa, con cara de disgusto y sin protestar, procedió a recuperarla con cierta dificultad por el peso. De pronto, un pasajero que estaba viendo la escena en la cola, se acercó al mostrador y dijo a la señorita de la compañía aérea: “por favor cóbreme a mí el importe de la maleta”.
Fueron unos cuarentaitantos dólares.

La monja le dijo: “Muchas gracias señor que Dios le bendiga”.
El hombre respondió: “Que Dios nos bendiga a todos”
El personal del mostrador coreó al unísono: “Eso, eso, a todos a todos” ?

La vida es genial.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Sobre la empatía y la dificultad para empatizar con los “no empáticos” ¡Qué sería de la vida si dejáramos de aprender!
Hace muchos años, cuando rondaba los “veintialgo”, hice la cándida observación a un amigo mío, de que había perdido cabello.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.