Una anécdota familiar

La Familia: Una anécdota familiar - Ignacio Isusi

Leía ayer sentado en el sofá y llega mi hija de doce años del cole con su mochilón verde pegado a la espalda estilo sherpa. Me saluda con prisa y directamente se sumerge en el armarito donde se guardan las magdalenas y delicatessen de merienda y desayuno.

Veo la decepción de su gesto al mirar al fondo casi vacío del paquete de sus galletas preferidas. “Solo quedan dos y ayer estaban todas”, se queja desolada. Le miro y le confieso no conocer a la autora del saqueo. Ella me dice que esto no puede ser y que “hay que poner límites”. Yo con gesto serio y solemne le digo que le comprendo. Sin embargo, por dentro y sin que se me note, me troncho de la risa ? al escuchar su frase maravillosa ?.

Familia

Me doy cuenta al momento de que mi pequeña se está haciendo una mujercita y yo mayor. Luego pienso que estas escenas cotidianas sencillas me llenan de alegría y dan sentido pleno a mi vida.

La Familia: Una anécdota familiar - Ignacio Isusi

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Tengo dos buenos amigos que ahora mismo están surcando los mares en travesía colosal. Nos envían esta foto preciosa. Son unos valientes admirables la

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.