Una anécdota familiar

La Familia: Una anécdota familiar - Ignacio Isusi

Leía ayer sentado en el sofá y llega mi hija de doce años del cole con su mochilón verde pegado a la espalda estilo sherpa. Me saluda con prisa y directamente se sumerge en el armarito donde se guardan las magdalenas y delicatessen de merienda y desayuno.

Veo la decepción de su gesto al mirar al fondo casi vacío del paquete de sus galletas preferidas. “Solo quedan dos y ayer estaban todas”, se queja desolada. Le miro y le confieso no conocer a la autora del saqueo. Ella me dice que esto no puede ser y que “hay que poner límites”. Yo con gesto serio y solemne le digo que le comprendo. Sin embargo, por dentro y sin que se me note, me troncho de la risa ? al escuchar su frase maravillosa ?.

Familia

Me doy cuenta al momento de que mi pequeña se está haciendo una mujercita y yo mayor. Luego pienso que estas escenas cotidianas sencillas me llenan de alegría y dan sentido pleno a mi vida.

La Familia: Una anécdota familiar - Ignacio Isusi

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
Aprender a disfrutar, en más ocasiones de las que nos imaginamos, puede no ser una tarea fácil. Pareciera el disfrute un sentimiento efímero al
La semana pasada nos dirigimos a la zona de alquiler de vehículos del aeropuerto de Atlanta, a recoger el coche que teníamos reservado, desde

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.