“¡Tú eres mi marido, no eres mi coach!”

"Eres mi marido, no mi coach". Sobre las tareas domésticas - Ignacio Isusi

“¡Tú eres mi marido, no eres mi coach!”- me dijo ?

Permíteme por favor esta anécdota personal, que es fin de semana y necesito cambiar la emoción, entre tanta tristeza y bronca política.

Observo con amigos y familiares, que es ya práctica habitual, diseñar un cuadrante explicativo de reparto de tareas en el hogar.

Los hay de todo tamaño, color y sabor. Tantos como personalidades habitan en la Tierra.

Y compruebo con una sonrisa en mi cara, que nuestro cuadrante, es mucho más espartano y especialmente insensible al calor familiar que la media. Es lo que tiene estar casado con una “Química”. (sorry cariño ??)

Para mi domadora, las hojas de Excel son poesía. Y nunca llevan Amor. Un cuadrante doméstico ha de ser práctico e indoloro ??.

El Amor en casa se reserva para otros gestos y conversaciones. Las tareas son las tareas.

Y viene a mi mente una frase sublime que me regaló mi mujer hace muchos años.

Paseábamos por la playa juntos de la mano. Estaba casi anocheciendo. Yo iba entretenido en un monólogo humanista. De repente, se para en seco mi mujer y me suelta:

“¡oye te voy a decir una cosa. Tú eres mi marido, no eres mi coach!”

Una gran lección aprendí. Gracias Marisa ?

"Eres mi marido, no mi coach". Sobre las tareas domésticas - Ignacio Isusi

Pasa un bien fin de semana.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Los seres humanos cuando nos ponemos a crear belleza somos maravillosos. Disfrutemos de este sábado con este Mozart dance
Mamá y yo somos la gorra con la que hoy no te has querido proteger
Aprender a vivir desde el amor y para el amor en todos los dominios de nuestra vida.
Hay que estar muy pendiente de la brecha de la escucha, cuando hablamos con personas, para tener claro que la otra persona está entendiendo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.