«La tristeza suele disfrazarse de enfado»

Le decía a mi mujer, en nuestro camino de regreso a casa, que en muchas ocasiones, la tristeza suele disfrazarse de enfado.

Algunas personas que están enfadadas de manera incomprensible con la vida, es porque han sido sometidas a algún tipo de violencia verbal o física a lo largo de su existencia.

Cuidado con la agresión verbal que puede ser la más dañina y peligrosa. Y no hace falta haber recibido gritos, para sentirse humillado.

Las consignas educativas paternas o maternas desafortunadas, pueden hacer germinar en los hijos, un sentimiento de culpa e inseguridad incalculables.

Repararse, es el precio que pagarán por haber sido chantajeados con el amor.

Y de esta forma de agresión, suelen derivarse efectos especialmente perniciosos cuando se trata de víctimas inteligentes y sensibles.

Basta con que alguien querido y respetado vaya mancillando nuestra dignidad, poco a poco.

No hay antídotos mágicos para resolver este sufrimiento, más allá de aprender a liberarse de la ira instalada en el interior del corazón.

Aprender a perdonar y a quererse, suele ir bien para que ese espacio pueda ser invadido por la PAZ.

Si eres una víctima, te propongo para empezar, que busques un lugar tranquilo y grites con todas tus fuerzas tu dolor.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Recuerdo la primera vez que entré en al ascensor de un edificio con más de veinte pisos. Fue en Madrid y me sentí llegado

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.